Oraciones

Bendición de la Medalla de San Benito

(debe ser hecha por un sacerdote)
Exorcismo de la medalla
- Nuestra ayuda nos viene del Señor
-  Que hizo el cielo y la tierra.
Te ordeno, espíritu del mal, que abandones esta medalla, en el nombre de Dios Padre Omnipotente, que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en ellos se contiene. Que desaparezcan y se alejen de esta medalla toda la fuerza del adversario, todo el poder de Satanás, todos los ataques e incursiones del adversario, a fin de que todo los que la usaren gocen siempre de la salud de cuerpo, alma y espíritu.
En el Nombre del Padre Omnipotente y de su Hijo, nuestro Señor, y del Espíritu Santo Paráclito,  y por la caridad de Jesucristo, que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos y a este mundo por el fuego.
Bendición
- Señor, escucha mi oración
- Y llegue a ti mi clamor.
Oremos
Dios Omnipotente, dador de todos los bienes, te suplicamos humildemente que por la intercesión de nuestro padre San Benito, infundas tu bendición sobre esta sagrada medalla, a fin de que quien la lleve, dedicándose a las buenas obras, merezca conseguir la salud del alma y del cuerpo, la gracia de la santificación y todas las indulgencias que se nos otorgan, y que por la ayuda de tu misericordia se esfuerce en evitar las acechanzas y engaños del diablo, y merezca aparecer santo y limpio en tu presencia.
Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor.
Amén.

Ritual de la Bendición del agua, sal y aceite (Ritual Romano antiguo, Tít IX, C. II)

El sacerdote, con estola morada, pronuncia la siguiente invocación:

V/. Nuestro auxilio es el Nombre del Señor.

R/. Que hizo el cielo y la tierra.


Exorcismo y Bendición de la sal

Te exorcizo, creatura de la sal, por Dios + vivo, por Dios + verdadero, por Dios + santo, por Dios que ordenó, por medio del profeta Eliseo, que fueses puesta en el agua para sanar su esterilidad; para que te conviertas como sal exorcizada en salud para los creyentes, para que seas salud de alma y cuerpo para todos aquellos que te consuman; para que huya y se aparte del lugar donde seas puesta, toda maldad, toda acción del demonio, todo espíritu inmundo, conjurado por este Señor que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos y el siglo por medio del fuego. Amén.

Oremos

Imploramos humildemente tu inmensa clemencia, omnipotente y eterno Dios, para que te dignes con tu piedad bendecir + y santificar + esta creatura de la sal que Tú creaste para uso del género humano: a fin de que se convierta en salud de alma y cuerpo para todos los que la consuman; y para que todo aquello que sea tocado por esta sal carezca de toda inmundicia y de toda impregnación del espíritu del mal. Por Nuestro Señor Jesucristo. Amén


Exorcismo y Bendición del agua

Te exorcizo, creatura del agua, en el nombre de Dios + Padre omnipotente, en el nombre de Jesucristo + su Hijo, nuestro Señor, y con el poder del Espíritu + Santo: para que seas agua exorcizada para ahuyentar toda fuerza del Enemigo y para que puedas erradicar y arrancar al mismo Enemigo con sus ángeles apóstatas, por virtud del mismo Jesucristo nuestro Señor que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos y este siglo por el fuego. Amén.

Oremos

Oh Dios, sé propicio a nuestras súplicas e infunde la fuerza de tu bendición + a esta agua que hemos preparado con estas purificaciones, para que esta tu creatura sirva para alejar a los demonios, sanar las enfermedades; para que al ser derramada sobre las casas y los hogares de los fieles, éstos queden libres de toda inmundicia y de todo mal; que no resida allí un espíritu pestilente, se alejen todas las insidias del Enemigo y, si hay algo que perjudique a los que habiten en ella o a su tranquilidad, por la aspersión de esta agua huyan, para que la salud que te pedimos por invocación de tu Nombre quede defendida de toda impugnación del Maligno, por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

El sacerdote coloca tres veces sal en el agua a manera de cruz diciendo:

Que esta mezcla de la sal y del agua se realice en el nombre del Padre + y del Hijo + y del Espíritu Santo. Amén.

V/. El Señor esté con vosotros.

R/. Y con tu espíritu.

Oremos

Oh Dios, autor de todo poder y rey insuperable de todo dominio y siempre triunfador magnífico, que reprimes las fuerzas del dominio del mal, que superas la sevicia del Enemigo, que poderosamente vences a las huestes enemigas: a ti, humildes, te pedimos, Señor, que mires con bondad estas creaturas de sal y agua y las santifiques con tu bondad, para que doquiera que sean regadas, por la invocación de tu santo Nombre desaparezca toda infestación del espíritu inmundo, sea alejado el terror de la serpiente infernal, y, mediante la presencia del Espíritu Santo, nos concedas benigno tu misericordia ya que humildemente te la suplicamos.

Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén

Exorcismo y Bendición del aceite

V/. Nuestro auxilio es el nombre del Señor

R/. Que hizo el cielo y la Tierra

Exorcismo

Te exorcizo, creatura de aceite, por Dios Padre omnipotente, que hizo el cielo y la Tierra, el mar y todo lo que allí existe. Que se aleje de este aceite toda fuerza del Adversario, toda acción diabólica y toda incursión de Satanás, a fin de que dé a los que lo usen salud mental y corporal, en el nombre de Dios + Padre omnipotente, de Jesucristo + su Hijo y Señor nuestro y del Espíritu + Santo Paráclito y en el amor del mismo Señor Jesucristo que ha de venir a juzgar a los vivos y a los muertos. Amén.

V/. ¡Señor! Escucha nuestra oración

R/. Y llegue a ti nuestro clamor

V/. El Señor esté con vosotros

R/. Y con tu espíritu.

Oremos

Bendición
Señor Dios omnipotente, delante de quien está con temor el ejército de los ángeles, cuyo servicio espiritual conocemos, dígnate mirar, bendecir + y santificar + este aceite con el cual mandaste ungir a los enfermos, a fin de que, una vez obtenida la salud, te diesen gracias a ti, Dios vivo y verdadero. Te rogamos que cuantos usen este aceite que bendecimos + en tu nombre queden libres de toda enfermedad, de todo dolor y todas las insidias del Enemigo, y asimismo se libren de toda adversidad y nunca sean heridos por la mordedura de la antigua serpiente, ya que los has redimido con la Sangre de tu Hijo. Por el mismo Señor nuestro Jesucristo que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo por los siglos de los siglos. Amen.

(Se hace la aspersión con agua bendita)

_______________________________________


SANGRE PRECIOSA DE CRISTO
Ordenada por el Papa Juan XXIII
El mismo Papa que mandó inscribir en el Ritual de la Iglesia esta letanía nos mandaba también añadir, antes de la reserva del Santísimo Sacramento, la alabanza: ¡Bendita sea su preciosísima Sangre! ¿Por qué?... Esa Sangre por la que fuimos salvados merece una devoción especial. Además, es un reconocimiento agradecido al amor de Jesucristo, que no ahorró ningún sufrimiento a fin de ganarse el amor de nuestros corazones.
Señor Jesucristo, que con tú Sangre limpias el pecado del mundo y nos mereces la salvación.
¡Sálvanos ahora y siempre!
Señor ten piedad. Cristo, ten piedad.
-Señor ten piedad.
-Cristo, óyenos
-Cristo, escúchanos.
Dios, Padre Celestial, ten piedad.
Dios, hijo Redentor del mundo, ten piedad.
Dios, Espíritu Santo, ten piedad.
Trinidad Santa, que eres un sólo Dios, ten piedad.
RESCÁTANOS (se repite en cada una)
-Sangre de Cristo, Hijo Unigénito del Eterno Padre.
-Sangre de Cristo, del Verbo de Dios hecho Hombre.
-Sangre de Cristo, de la Nueva y Eterna Alianza.
-Sangre de Cristo, caída en la tierra durante la agonía del Huerto.
-Sangre de Cristo, que corrió abundante durante la flagelación.
-Sangre de Cristo, vertida de la cabeza en la coronación de espinas.
-Sangre de Cristo, derramada en la cruz.
-Sangre de Cristo, precio de nuestra salvación.
-Sangre de Cristo, con la cual hay redención de los pecados.
-Sangre de Cristo, bebida nuestra en la Eucaristía y baño de las almas.

- Manantial de misericordia
- Río de misericordia
-
Lago
de misericordia
- Catarata de misericordia
- Mar de misericordia
- Océano de misericordia

Sangre de Cristo-Sangre de Cristo, victoria sobre el demonio.
-Sangre de Cristo, fuerza de los mártires.
-Sangre de Cristo, vigor de los confesores de la fe.
-Sangre de Cristo que engendra vírgenes.
-Sangre de Cristo, fortaleza de los que peligran.
-Sangre de Cristo, alivio de los que sufren.
-Sangre de Cristo, consuelo en la aflicción.
-Sangre de Cristo, esperanza del pecador.
-Sangre de Cristo, seguridad de los moribundos.
-Sangre de Cristo, paz y delicia de los corazones.
-Sangre de Cristo, prenda de la vida eterna.
-Sangre de Cristo, liberación de las almas del purgatorio.
-Sangre de Cristo, digna de toda gloria y honor.
-Nos has redimido, Señor, con tu Sangre.
-Y has hecho de nosotros un Reino para nuestro Dios
Oremos.
Dios todopoderoso y eterno, que te aplacaste con la Sangre de tu Hijo Jesucristo, constituido Redentor del mundo. Al venerar esta Sangre Sagrada, líbranos de todo mal y danos la alegría del cielo. Amén




Señor Jesús, en Tu Nombre,
y con el poder de Tu Sangre Preciosa
sellamos toda persona, hechos o acontecimientos
a través de los cuales el enemigo nos quiera hacer daño.
Con el Poder de la Sangre de Jesús
sellamos toda potestad destructora
en el aire, en la tierra, en el agua, en el fuego,
debajo de la tierra,
en las fuerzas satánicas de la naturaleza,
en los abismos del infierno, y en el mundo
en el cual nos moveremos hoy.

Con el poder de la Sangre de Jesús rompemos toda
interferencia y acción del maligno.
Te pedimos Jesús que envies a nuestros hogares
y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
acompañada de San Miguel, San Gabriel, San Rafael
y toda su corte de Santos Angeles.

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos nuestra casa, todos los que la habitan (nombrar a cada una de ellas), las personas que el Señor enviará a ella, así como los alimentos, y los bienes que El generosamente nos envía para nuestro sustento. Con el poder de la Sangre de Jesús sellamos tierra, puertas, ventanas, objetos, paredes y pisos, el aire que respiramos y en fe colocamos un círculo de Su Sangre alrededor de toda nuestra familia.

Con el Poder de la Sangre de Jesús sellamos los lugares en donde vamos a estar este día, y las personas, empresas o instituciones con quienes vamos a tratar (nombrar a cada una de ellas). Con el poder de la Sangre de Jesús sellamos nuestro trabajo material y espiritual, los negocios de toda nuestra familia, y los vehículos, las carreteras, los aires, las vías y cualquier medio de transporte que habremos de utilizar. Con Tu Sangre preciosa sellamos los actos, las mentes y los corazones de todos los habitantes y dirigentes de nuestra Patria a fin de que Tu paz y Tu Corazón al fin reinen en ella.

Te agradecemos Señor por Tu Sangre y por Tu Vida,
ya que gracias a Ellas hemos sido salvados
y somos preservados de todo lo malo. Amén.

********************
******************************************
********************




ORACIÓN PARA PEDIR LUZ AL SEÑOR Y SER SANADOS Y LIBERADOS (p. Luis Bruno)

Padre Misericordioso, humildemente reconozco mis pecados y te suplico me perdones, en el Nombre de tu Hijo Jesús. Yo hoy acepto y recibo tu perdón, al aceptarlo te acepto a ti mismo como mi Señor y Salvador.
Recibo tu perdón, así como estoy, lo recibo porque te necesito, pero aún más, lo recibo porque tú me amas, así lo has revelado en tu Palabra.
Al recibir tu perdón, te recibo a ti mismo y me perdono a mí mismo en tu Nombre, Jesús. Si tú me perdonas ¿porqué no yo? Hoy me perdono Jesús, quiero hacer conmigo lo que tú haces.

Reconozco que tengo muchas ataduras en mi vida, y quiero ser libre para ti.
Acepto y reconozco que puntualmente caigo en esos aspectos de mi vida que tú bien conoces, por los que recurrentemente te pido perdón y por los que hoy nuevamente recurro a tu Misericordia.

Envíame tu Espíritu Santo, para que ilumine todo mi ser. Muéstrame las raíces de mis pecados. Revélame las heridas más profundas que son causas de pecado en mi vida, especialmente de estos pecados que me tienen atado y  me impiden tener paz y ser feliz en tu Presencia.

Revélame la herida "madre" en mi vida y por lo tanto también a aquellas personas que necesito perdonar, muéstrame, Señor, por tu amor. Y dame la gracia de perdonar de corazón.

Que tu Sangre Preciosa, aquella que brotó de tu Costado, libere y desinfecte esa herida de todo espíritu impuro y maligno.  Que el Agua bendita que brotó de tu Costado abierto, me purifique de todo mal y sane mis heridas. Que tu amor me devuelva la libertad y la dignidad de los hijos de Dios.

Sana la herida más profunda de mi vida, sáname de la indignidad, del rechazo, del abandono, del miedo, de la culpa, de todo lo que me genera tristeza y falta de paz.  Sáname de todo deseo y opciones de muerte que conciente o inconcientemente he hecho.
Libérame de todos los espíritus malignos que, apoyándose en mis heridas y pecados, buscan dañarme, enfermarme y destruirme.

En tu presencia, me postro ante tí, Señor, para pedirte esta luz y esta gracia.

En tu Nombre, con el Poder de tu Sangre Preciosa, con la intercesión de María Rosa Mística, rechazo, renuncio a todo mal. Establezco una barrera inquebrantable con su Sangre preciosa entre esos males y mi vida y la de todos mis seres queridos. Así como tus hijos pintaron los dinteles de las puertas con la sangre del cordero pascual y nada pudo dañarlos, mucho más ahora, Señor, sello mi vida con tu Sangre Preciosa, porque Tú eres el verdadero Cordero de Dios que quita el pecado del mundo.
En tu Nombre me separo de todos esos pecados, seguro de tu amor, para que me llenes de tu Espíritu de Vida.

Por mi parte, Señor, rechazo en tu Nombre al pecado, al odio, a la venganza, a la maldición y a todo tipo de males en los que haya caído de pensamiento, palabra, obra y omisión.

Creo en tu Amor Misericordioso, espero en tí, Señor, estoy seguro que me escuchas, que me miras, que me amas.  Infunde en mi vida tu Santo Espíritu, de Caridad, Alegría y Paz.

Te alabo por esto Señor Jesucristo.
Quiero cantar Alabanzas a tu Nombre, Señor. Quiero cantarte con el salmo

"Purifícame con el hisopo y quedaré limpio;
lávame y quedaré más blanco que la nieve.
Anúnciame el gozo y la alegría:
que se alegren los huesos quebrantados.
aparta tu vista de mis pecados
y borra todas mis culpas.
Crea en mí, Dios mío, un corazón puro,
y renueva la firmeza de mi espíritu.
No me arrojes lejos de tu presencia
ni retires de mi tu Santo Espíritu.
Devuélveme la alegría de la salvación,
afiánzame con espíritu generoso;
líbrame de la muerte, Dios, salvador mío,
y cantará mi lengua tu justicia.

Dios mío, ven en mi auxilio
Señor, date prisa en socorrerme,

Abre mis labios, Señor
y mi boca proclamará tu alabanza

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo...

p. Luis Bruno

----------------------------------------------------------------------------------------------------







Oraciones contra el maleficio
(Del ritual griego)






Kyrie eleison.
Dios nuestro Señor, oh Soberano de los siglos, 




omnipotente y todopoderoso, tú que lo has hecho todo y que lo transformas
todo con tu sola voluntad; tú que en Babilonia transformaste en rocío la
llama del horno siete veces más ardiente y que protegiste y salvaste a tus
tres niños santos; tú que eres doctor y médico de nuestras almas; tú que
eres la salvación de aquellos que se dirigen a ti, te pedimos y te invocamos,
haz vana, expulsa y pon en fuga toda potencia diabólica, toda presencia y
maquinación satánica, toda influencia maligna y todo maleficio o mal de
ojo de personas maléficas y malvadas realizados sobre tu siervo...
haz que, en cambio, de la envidia y el maleficio obtenga abundancia de bienes,
fuerza, éxito y caridad; tú, Señor, que amas a los hombres, extiende tus
manos poderosas y tus brazos altísimos y potentes y ven a socorrer y visita
esta imagen tuya, mandando sobre ella al ángel de la paz, fuerte y protector
del alma y el cuerpo, que mantendrá alejado y expulsará a cualquier fuerza
malvada, todo envenenamiento y hechicería de personas corruptoras y
envidiosas; de modo que debajo de ti tu suplicante protegido te cante con
gratitud: «El Señor es mi salvador y no tendré temor de lo que pueda
hacerme el hombre.
»No tendré temor del mal porque tú estás conmigo, tú eres mi Dios,
mi fuerza, mi poderoso Señor, Señor de la paz, padre de los siglos futuros.»
Sí, Señor Dios nuestro, ten compasión de tu imagen y salva a tu
siervo... de todo daño o amenaza procedente de maleficio, y protégelo
poniéndolo por encima de todo mal; por la intercesión de la más que
bendita, gloriosa Señora, la madre de Dios y siempre virgen María, de los resplandecientes arcángeles y de todos tus santos. ¡Amén!
:::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::



Oración de protección y liberación

Padre Celestial, te amo, te alabo y te adoro.
Te doy gracias por habernos enviado a tu Hijo Jesús, que ha vencido el pecado y la muerte para mi salvación.
Te agradezco por haber donado el Espíritu Santo, que me da fuerza, me guía y me conduce a la plenitud de la vida.
Te agradezco por María, mi Madre del Cielo, que intercede, con los ángeles y los santos, por mí.
Señor Jesucristo, me postro a los pies de tu cruz y te pido que me cubras con tu preciosísima Sangre, aquella que brotó de tu Sacratísimo Corazón y de tus santísimas llagas.
Lávame, oh Jesús, en el agua viva que brota de tu Corazón.

Señor Jesús, te pido que me circundes con tu santa luz.
Padre del Cielo, haz que el agua sanadora de mi bautismo fluya hacia atrás en el tiempo a través de las generaciones maternas y paternas a fin de que mi familia entera sea purificada de Satanás y del pecado.

Postrado delante de ti, oh Padre, te pido perdón por mí mismo, por mis parientes, por mis antepasados por cada invocación de poder que los ha puesto en contraste contigo, o que no haya dado un verdadero honor al Nombre de Jesucristo.

En el Santo Nombre de Jesús, yo reclamo ahora, toda propiedad mía física o espiritual que haya sido puesta bajo el poder de Satanás, para remitirla bajo el Señorío de Jesucristo.

Por la luz de tu Espíritu Santo, revelame oh, Padre, cada persona que yo tengo necesidad de perdonar, y cada pecado no confesado.
Revélame, Padre, aquellos aspectos de mi vida que no te son agradables, o aquellos caminos que han podido dar a Satanás la posibilidad de introducirse en mi vida.
Gracias por tu perdón y por tu amor.
Señor Jesús, en tu Santo Nombre, yo ato a todos los espíritus del aire, del agua, de la tierra, bajo la tierra y del mundo infernal. Ato también, en el Nombre de Jesucristo, a todos los espíritus malignos e imploro la preciosísima Sangre de Jesús sobre mí y sobre todo lo que me circunda.
Padre del cielo, haz que tu Hijo Jesús venga ahora, con el Espíritu Santo, la Bienaventurada Virgen María, los ángeles y santos para protegerme de todos los males y para impedirle a todo espíritu maligno que me afecte a mi y a todo lo que me pertenece.

En el Santo Nombre de Jesús sello con su su Preciosísima Sangre todo mi ser, este lugar, a todos los presentes, mis familiares, amigos, nuestras casas, nuestros bienes, todas las comidas y bebidas y nuestras fuentes de sustento.

En el Santo Nombre de Jesús, rompo y disuelvo toda maldición, mal de ojos, hechizo, sortilegio, trampas, obstáculos, sentencias, traiciones, desviaciones,, influencias espirituales, presagios y deseos diabólicos, sellos hereditarios conocidos y desconocidos y cualquier disfunción y enfermedad derivadas de cualquier origen, incluso de mis propias culpas y pecados.

En el Santo Nombre de Jesús, rompo la transmisión de todo voto satánico, vínculo, atadura espiritual y cualquier trabajo infernal.
En el Nombre de Jesús corto y disuelvo todas las ataduras y sus efectos con astrologos, adivinos, clarividentes, médium, sanadores que operan con la esfera de cristal, quiromancia, movimiento de la Nueva Era, operadores de lo oculto, hojas de te, cartas y tarot, santones, cultos satánicos y espíritus guías, control mental magos, brujas, magia negra, magia roja, magia blanca.

En el Nombre de Jesús, disuelvo y anulo todos los efectos como consecuencia de participación en sesiones espiritistas, horóscopos, escritura automática, preparaciones ocultas de cualquier especie y de cualquier forma de veneración que no ofrezca un verdadero honor a Jesucristo.

Te agradezco, oh, Padre Celestial, por tu amor.
Te agradezco, Espíritu Santo, por haberme protegido y defendido de Satán y de los espíritus malignos.
Te agradezco, Jesús, por haberme liberado.
Te agradezco, María, Madre del Cielo, que intercedes con los ángeles y santos por mi.


Señor Jesús, lléname de caridad, de compasión, de fe, de gentileza, de esperanza, de humildad, de alegría, de cortesía, de luz, de amor, de misericordia, de modestia, de paciencia, de paz, de pureza, de seguridad, de serenidad, de tranquilidad, de confianza, de verdad, de comprensión y de discernimiento.
Ayúdame a caminar en tu luz y en la verdad, iluminado por el Espíritu Santo, en modo que juntos podamos alabar, honrar y glorificar al Padre Nuestro en el tiempo y en la eternidad. Porque tu, oh, Señor, eres el camino, la verdad y la vida (Jn 14,6) y tu “has venido para que podamos tener Vida y Vida en abundancia” (Jn 10,10).

Padre Robert De Grandis
Oración del P. Emiliano Tardif
Se sugiere que esta oración se lleve a cabo en un lugar solitario, apartado de toda distracción, teniendo la fe que el Señor nos escucha siempre que le hablamos, apropiándonos de cada frase, incluso en voz alta.

I. Curación Física

Señor Jesús
Creo que estás vivo y resucitado.
Creo que estás realmente presente en el Santísimo Sacramento del altar y en cada uno de los que en ti creemos.
Te alabo y te adoro.
Te doy gracias, Señor, por venir hasta mí, como pan vivo bajado del cielo.
Tú eres la plenitud de la vida.
Tú eres la resurrección y la vida.
Tú eres, Señor, la salud de los enfermos.
Hoy quiero presentarte todas mis enfermedades, porque tú eres el mismo ayer, hoy y siempre y tú mismo me alcanzas hasta donde estoy.
Tú eres el eterno presente y tú me conoces...
Ahora, Señor,
te pido que tengas compasión de mí.
Vísítame a través de tu Evangelio para que todos reconozcan que tú estás vivo hoy en tu Iglesia, y que se renueve la fe y mi confianza en ti.
Te lo suplico, Jesús.

Ten compasión de mis sufrimientos físicos, de mis heridas emocionales y de cualquier enfermedad de mi alma.

Ten compasión de mí, Señor, bendíceme y haz que vuelva a encontrar la salud.
Que mi fe crezca y me abra a las maravillas de tu amor,
para que también sea testigo de tu poder y de tu compasión.

Te pido, Jesús, por el poder de tus santas llagas, por tu santa cruz y tu preciosa sangre.

Sáname, Señor.
Sana mi cuerpo,
Sana mi corazón,
Sana mi alma.

Dame vida y vida en abundancia.
Te lo pido por intercesión de María Santísima, tu madre, la Virgen de los Dolores, la que estaba presente, de pie cerca de la cruz.
La que fue la primera en contemplar tus santas llagas y que nos diste por madre.

Tú nos has revelado que ya has tomado sobre ti todas nuestras dolencias y por tus santas llagas hemos sido curados.
Hoy, Señor, te presento en fe todas mis enfermedades y te pido que me sanes completamente.  
Te pido por la gloria del Padre del cielo que también sanes a los enfermos de mi familia y amigos.
Haz que crezcan en la fe, en la esperanza y que reciban la salud para gloria de tu Nombre.
Para que tu Reino siga extendiéndose más y más en los corazones a través de los signos y prodigios de tu amor.
Todo esto te lo pido, Jesús, porque tú eres el Señor.
Tú eres el buen Pastor y todos somos ovejas de tu rebaño.
Estoy tan seguro de tu amor que aun antes de conocer el resultado de mi oración, en fe, te digo: Gracias, Jesús, por lo que tú vas a hacer en mí y en cada uno de ellos.
Gracias por las enfermedades que tú estás sanando ahora.
Gracias por los que tú estás visitando ahora con la misericordia.


II. Oración por curación interior

Padre de bondad, Padre de amor, te bendigo, te alabo y te doy gracias porque por amor nos diste a Jesús.

Gracias, Padre, porque a la luz de tu Espíritu comprendemos que Jesús es la luz, la verdad y el Buen Pastor, que ha venido para que tengamos vida y la tengamos en abundancia.
Hoy, Padre, me quiero presentar delante de ti, como tu hijo.
Tú me conoces por mi nombre, pon tus ojos de Padre amoroso en mi vida.

Tú conoces mi corazón y conoces las heridas de mi historia.

Tú conoces todo lo que he querido hacer y no he hecho. Conoces también lo que hice o me hicieron, lastimándome. Tú conoces mis limitaciones, mis errores y mi pecado.
Conoces los traumas y complejos de mi vida.

Hoy, Padre,
te pido que por el amor que le tienes a tu Hijo Jesucristo,
derrames tu Santo Espíritu sobre mí,
para que el calor de su amor sanador penetre en lo más íntimo de mi corazón.

Tú que sanas los corazones destrozados y vendas las heridas,
sáname aquí y ahora de mi alma, mi mente, mi memoria y todo mi interior.

Entra en mi, Señor Jesús, como entraste en aquella casa donde estaban tus discípulos llenos de miedo.
Tú te apareciste en medio de ellos y les dijiste: "la paz esté con ustedes":
entra en mi corazón y dame tu paz.
Lléname de amor. Sabemos que el amor echa fuera el temor.

Pasa por mi vida y sana mi corazón,
sabemos, Señor Jesús,
que tú lo haces siempre que te lo pedimos,
y te lo estoy pidiendo con María, mi Madre, la que estaba en las bodas de Caná,
cuando no había vino y tú respondiste a su deseo,
transformando el agua en vino.
Cambia mi corazón y dame un corazón generoso,
un corazón afable,
un corazón bondadoso,
dame un corazón nuevo.

Haz brotar en mí los frutos de tu presencia.
Dame el fruto de tu Espíritu que es amor, paz, alegría.

Haz que venga sobre mí el Espíritu de las bienaventuranzas, para que pueda saborear y buscar a Dios cada día viviendo sin complejos ni traumas junto a los demás, junto a mi familia, junto a mis hermanos.
Te doy gracias, Padre, por lo que estás haciendo hoy en mi vida.
Te doy gracias de todo corazón porque tú me sanas, tú me liberas, porque tú rompes las cadenas y me das la libertad.
Gracias, Señor Jesús, porque soy templo de tu espíritu y este templo no se puede destruir porque es la casa de Dios.

Te doy gracias, Espíritu Santo, por la fe, gracias por el amor que has puesto en mi corazón.
¡Qué grande eres, señor Dios Trino y Uno!
Bendito y alabado seas, Señor.

Comunidad Siervos de Cristo Vivo

32 comentarios:

  1. Dios los bendiga siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios lo bendiga padre Luis, que el señor derrame bendición sobre usted para siga dando testimonio de cristo, le hablo desde panamá,chitre-monagrillo.lo esperamos pronto y siga llevando el mensage de cristo y ayudando a los necesitados.

      Eliminar
  2. padre luis me puede decir su correo el mio es mi.tiempo@yahoo.com.ar desde ya gracias

    ResponderEliminar
  3. Padre Luis. Tengo la necesidad de confesarme, pero tengo miedo de hacerlo. Vivo en unión libre y me he practicado 3 abortos. Había estado retirada de la Iglesia por muchos años y practicaba el Budismo.
    De alguna forma leyendo el Diario de Santa Faustina cambié mi creencia y ahora estoy en esta encrucijada, siento la necesidad de confesarme y comulgar, pero no he platicado con nadie lo que siento. Estoy rezando el rosario de la Virgen todos los días y el de la Divina Misericordia pero no se a quien recurrir.

    ResponderEliminar
  4. Pues hágalo. Vaya a hablar con un sacerdote, vaya a buscar la misericordia del Señor, y continúe el camino que ya ha comenzado. Lo más importante es que no abandone este proceso. Ojalá encuentre un sacerdote misericordioso para poder abrirle totalmente su corazón y que a su vez sepa acompañarla en su camino de fe hacia Jesús el Señor. Y no tema, el Señor la ama y toma en serio su camino de conversión, como así también el mío y el de todos. El vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido, quiere que tengamos vida en abundancia, y quiere Misericordia más que sacrificios. Comience también aconsejando a toda mujer que encuentre que no aborte jamás, continúe con el Rosario, y también recurra a la Palabra de Dios, al Evangelio. Bendiciones, hay más alegría en el cielo por alguien que arrepentido quiere cambiar de vida que por 99 personas que se creen justos y dicen que no tienen pecado.

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias por su respuesta, Padre, espero en Dios encontrar un sacerdote que como usted me abra los brazos y me ayude, sobre todo, lo que más le pido es la conversión de mi esposo, para salvar su alma y que podamos casarnos para tener la bendición de Dios en nuestro camino. Que Dios lo Bendiga y lo llene de sabiduría. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Padre Luis Desde Venezuela estoy solicitando oracion contra el comunismo que los Castrista estan queriendo imponer en Venezuela . Estan violando los derechos humanos ya han matado 43 estudiantes que en protesta han querido manifestar su resistencia al gobierno apatrida que tiene el poder. No sabemos que hacer.

    ResponderEliminar
  7. Gracias padre Luis por el seminario de sanación en Quilmes (1 y 2 de mayo). Te pido Oración por mi.

    Un saludo en Cristo,
    Leonardo Simón

    ResponderEliminar
  8. Querido Padre Luis: fui al seminario de encuentro con la sanación que se realizó en Nuestra Señora de la Guarda Bernal, estaba muy angustiada y atravesando una difícil situación familiar.Realmente la salud de mi hija era mi mayor preocupación.Llegué allí por la invitación de una compañera que veía que estaba sufriendo. De camino a la Iglesia le comenté a una amiga que la noche anterior no había podido dormir porque las preocupaciones y miedos parecían oprimir mi pecho. Transcurrió el taller, sin desperdicios por cierto, porque pude descubrir la raíz de muchos problemas. Viví la misa de una manera muy especial y realmente todo mi cuerpo empezó a temblar, lloré de emoción cuando María Elena ( predicadora) dice: DIos está sanando , hay una persona que no puede dormir, está muy angustiada.... Era para mí, Dios me estaba sanando. Este encuentro cambio mi vida, me sentí aliviada después de mucho tiempo. Sé que el camino a veces no es fácil, pero Jesús está a mi lado, es nuestro Salvador y no temeré. Cada mañana rezo, porque se que me escucha y nos ama. Agradezco tanto que ustedes hayan sido un puente para reencontrarme con él.

    ResponderEliminar
  9. ¡Gracias al Señor! ¡Y muchas gracias por tu testimonio tan valioso! Que el Señor continúe bendiciéndote a vos y a todos los tuyos. Unidos en la oración y la Eucaristía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Padre Luis: quiero dar testimonio, ya que desde aquel momento en que asistí al encuentro de sanación , cambié mis temores y angustias por oraciones. Es increíble como ese diálogo con el Señor me ha permitido ver las cosas desde otro ángulo.Cada día le digo: Jesús pongo en tus manos mis preocupaciones y enfermedades. En vos confío. Milagrosamente mi hija mejora día a día. Gracias por tu infinita misericordia. FE.



      Eliminar
  10. Alegría en saludarlo, padre. Le pido ore por la familia Quintero y Batista, especialmente por salud física, mental, emocional de mi ahijada de 13 años, la que usted vio en Chitré aquella mañana del sábado en taller que dio cuando lo invitó la comunidad ágape de Monagrillo,la ultima vez que vino.Está haciéndose una tomografía del cerebro ahora mismo. Tiene reacciones muy raras, no se sabe si es por medicamentos, es bioquímico, anatómico... Yo debo hacerme tomografía de venas por agrandamiento, también . Mi madre y mi abuela no están bien de salud tampoco.Clamo a Dios salud, paz y fortaleza.

    Abrazo en Cristo, desde Panamá

    ResponderEliminar
  11. Que el Señor bendiga con salud y vida a la Flia Quintero y Batista. Pronto estaremos allí. Bendiciones

    ResponderEliminar
  12. Amén. Gracias. Espero poder ir a Monagrillo. Se me agranda mucho lo que se me formó al lado derecho del vientre cerca de articulación, según 2 ultrasonidos es vena en días distintos, pero se abulta demasiado por momentos.Me molesta para caminar. Ayer me hice tomografía del área pero estaba bajo, ahorita se sopló mucho.

    Siga orando por Iliana, la niña, la que le mencioné y por mí que necesitamos mucha paz, salud y fortaleza.
    Bendiciones a ustedes y la hermana Elena

    ResponderEliminar
  13. Padre, no pude ir al taller que tuvo el 25 de junio acá en la diócesis. Oren mucho por todos los que somos parte de ella. Fuimos intoxicados una gran cantidad de personas de las dos provincias, incluyendo enfermos, niños. Rogamos a Dios limpie nuestro cuerpo, todo. Que Su Sangre preciosa nos lave, sane y libere. Que se ame y preserve la vida humana y se cuide el medio ambiente de donde provienen recursos vitales para todos

    Pido la bendición. Fortaleza y salud para todos..Gracias. Siga siendo bendecido e instrumento de bendición.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que el Señor bendiga a todo Panamá, en especial a la región de Azuero y donde ha habido esa contaminación. También yo he consumido esa agua en esos días y he sido afectado. Ruego al Señor para que toda la población panameña afectada y sus recursos naturales queden limpios de toda contaminación, de todo tipo. La Eucaristía del día 25 y el retiro del fin de semana ha sido de mucha bendición para todos, incluidos nosotros, es una verdadera gracia poder compartir con los hermanos en la fe. Bendiciones para todos, unidos en oración. p Luis

      Eliminar
  14. Querido Padre Luis: quiero dar testimonio, ya que desde aquel momento en que asistí al encuentro de sanación , cambié mis temores y angustias por oraciones. Es increíble como ese diálogo con el Señor me ha permitido ver las cosas desde otro ángulo.Cada día le digo: Jesús pongo en tus manos mis preocupaciones y enfermedades. En vos confío. Milagrosamente mi hija mejora día a día. Gracias por tu infinita misericordia. FE.

    ResponderEliminar
  15. ¡Bendito sea el Señor por su Misericordia! Ojalá podamos conocer más sobre tu testimonio, para edificación de muchos hermanos, para crecer en la fe en el poder de la oración y la certeza del amor del Señor que siempre nos escucha y nos responde. ¡Bendiciones! Unidos en la oración, sin desfallecer jamás

    ResponderEliminar
  16. Hola padre. Bendición. Quiero pedirle me acompañe en oración por mi ahijado de 7 años, Quivian. Dios lo sane de esa infección por bacteria que quiere causar daño a sus riñones. Lo fortalezca, limpie y desintoxique su sangre, su cuerpo, sus órganos. Que sea eficaz el medicamento que está tomando, aunque está esperando otro examen para determinar que bacteria es, tuvo que iniciar tratamiento para evitar complicaciones .Sea el agua del costado de Cristo la que lo limpie, sane por completo y lo libere para la gloria de Dios. Amén.Nuestra Madre interceda por él, por su salud.Amén.Gracias

    ResponderEliminar
  17. Hola padre.Espero se encuentre bien.Padre quisiera pedirle me acompañe a orar por Lourdes, mi tía.Está con fuerte dolor d cabeza,pesadez en cabeza,,entumecimiento a ratos dsde hace un mes,se hace una angioresonancia cerebral ahora en Chitré.Trataremos de ir a la Eucaristía,ya que vivimos como a 35 min. de allá,y ya que vamos a Chitré...Por mi madre,Ma,que ha estado también con presión muy alta,padece del corazón dsd que tuvo fiebre reumática...y por mi abuela Isabel,con osteoporosis avanzada.Y por mí,llevo muchos años con dolor,agotamiento,etc...me han diagnosticado algunas cosas SFC,Marfan q afecta arterias,etc.Le escribo como anónimo,en privado,porque a veces hay personas q,como no me he sanado,dicen que es porque no tengo fe.Tengo muchos problemas,pero espero en Dios.Soy Iliana,una muy delgada,de cabello muy oscuro,que habló con usted,la que fue con una prima de 12años,al taller en salón de UNIPA,Chitré, hace 2 años.Le conté algo sobre los problemas que tenemos y me preguntó si vivíamos muy lejos y le dije que como a media hora de UNIPA,no sé si recuerda.Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  18. Apreciado Padre Luis Bruno,

    La Bendición de Dios derrame sobre Ud. y la Hermana Elena C. Velázquez.
    La Madre María siempre los acompañe en su faena e interceda ante su Hijo por Uds. y toda la Comunidad por la cual trabajan y que ustedes representan.

    Fue para mi algo extraordinario como conviví con mis hnos., en el retiro y como Jesús me hablo atravéz de Uds. y como brote lagrimas de sanación y llore de agradecimiento en la adoración de la Cruz en la Iglesia de la Virgen del Carmen: Cuando Jesús me dijo Ya Me haz aceptado en tu corazón.

    Como sierva de Jesús en el Ministerio de Intercesión, andaba en una sequia enorme y no “me gustaba a mi misma desde más de una década” para nada, me había convertido en alguien que realmente no soy; le había pedido a Jesús que me diera la luz para seguir adelante y no desfallecer.
    Recorriendo por mi vida entré al cuarto de “Cachivaches” y empecé a votar cosas. Esto me ayudó más de lo que creí y pude ver el dolor de mis abuelas y mis Padres. (De los cuales mi Madre es la única viva actualmente).

    Sé que me falta mucho aun y he cambiado mi manera de orar y pedir. Ahora le pido que me siga dando Luz y discernimiento para entender lo que El quiere de mi.

    Gracias una vez mas por haber aceptado la invitación a esta pequeña isla del Caribe Holandes.

    Marigé W. R.

    ResponderEliminar
  19. Matiné, Jesús el Señor siga iluminando tu vida ,bendiciones! Muchas gracias por tu testimonio. Ojalá podamos volver a encontrarnos y orar juntos

    ResponderEliminar
  20. Matiné, Jesús el Señor siga iluminando tu vida ,bendiciones! Muchas gracias por tu testimonio. Ojalá podamos volver a encontrarnos y orar juntos

    ResponderEliminar
  21. Matiné, Jesús el Señor siga iluminando tu vida ,bendiciones! Muchas gracias por tu testimonio. Ojalá podamos volver a encontrarnos y orar juntos

    ResponderEliminar
  22. Hola.Padre espero se encuentre muy bien y le pido me acompañe en oración por un niño que está enfermo,mi ahijado,para que Dios fortalezca,limpie su organismo y lo sane,es Quivian.Que sus valores salgan mejor en el examen de mañana a las 12..Muchas gracias.Saludos a Elena que nos acompaña en los talleres cuando visita nuestro país.

    ResponderEliminar
  23. Padre Luis Bruno. Al leer psicopatía y liberación me identifique y necesito ayuda. Donde puedo acudir

    ResponderEliminar
  24. No tengo la suficiente información como para responder a su pregunta, que además es anónima. Hay elementos claros como para que ud pueda decidir. En el blog encontrará mi mail
    Bendiciones

    ResponderEliminar
  25. No tengo la suficiente información como para responder a su pregunta, que además es anónima. Hay elementos claros como para que ud pueda decidir. En el blog encontrará mi mail
    Bendiciones

    ResponderEliminar
  26. Buenos días padre Atilio Luis Bruno, podría darme la dirección, o el correo suyo, necesito comunicarme con usted.

    ResponderEliminar